4Los Misioneros Kardimissio de San Juan Eudes son una sociedad misionera ad gentes, que acoge sacerdotes fidei donum y hermanos laicos, que fundamentados en la espiritualidad eudista del Verbo Encarnado, sirven en las iglesias de primera evangelización (Estatutos no 1).

Por esta razón, hacemos viva la misericordia de Dios en todos las necesidades del hombre y en todas sus circunstancias (Mt. 25, 31 -45), pero sobre todo, en lugares y situaciones sociales de la específica misión ad gentes y entre los más pobres.

La vocación universal a la misión es para todos los bautizados, por ello, los Misioneros Kardimissio integran a su labor de misioneros en medio de las realidades del mundo, tanto a hombres y mujeres, que conscientes de las obligaciones de su inserción en la iglesia por el bautismo, participan en la Mision Universal de la Iglesia ( Apostolicam Actuositatem 2) y como fermento en el mundo ( A.A. No 3), anuncian el Evangelio.

Esta inserción se puede realizar de dos maneras: como laicos misioneros activos y como laicos misioneros contemplativos (Estatutos No 13).

LOS LAICOS MISIONEROS ACTIVOS, tanto hombres como mujeres, son aquellos miembros, que después de una preparación adecuada, se vinculan a nuestras misiones por mínimo dos años, que pueden ser renovados, para que desde su condición de Laicos Misioneros y su preparación doctrinal y profesional apoyan el apostolado de los equipos Misioneros Kardimissio. Se vinculan a la sociedad por medio de la promesa jurada de fidelidad a la misión, a la vez que firman un acuerdo con el director general (Estatutos No 12).

LOS LAICOS MISIONEROS CONTEMPLATIVOS. Los cobija la anterior normativa, pero su apostolado, por tratarse de personas que por situaciones personales, de trabajo, enfermedades o limitaciones físicas, deseando ejercer una concreta actividad misionera no lo pueden hacer, ofrecen estas limitaciones en la oración por las misiones y contribuyen a la propagación y consecución de recursos para las obras misioneras, dirigidas y orientadas por los Misioneros Kardimissio (Estatutos No 15).

Compartir

Este artículo tiene 1 comentario

  1. Camilo Pardo Reply

    Hola Monseñor:

    Me es muy grato poder contactarlo:

    Me enteré hace un tiempo que ya no pertenece al antiguo instituto, no me sorprendió saber que había emprendido un nuevo proyecto, siempre le he admirado su capacidad de gestión y su incansable animo y preocupación por servirle a muchos, en mi memoria intacta están los recuerdos que evocan los mejores momentos de mi infancia, cuando tuve la oportunidad de vivir de igual a igual con muchas caras, rostros que siguen significando, experiencias que siguen vigentes, viejos amigos, fotografías constantes de mi mente en el ejercicio de no olvidar, nostalgias que no terminan

    Esa ha sido su regalo para muchos, esa es la naturaleza de su gestión, su mayor legado.

    “Era un lugar del que valía la pena formar parte, pero ninguna explicación, ni juego de palabras. música o recuerdos, alteran esa sensación de saber que estabas vivo en ese rincón del tiempo y del mundo”
    Hunter S. Thompson.

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *